Acentos en calidad y sustentabilidad

A partir de la implementación de nuevas políticas federales en materia de vivienda, el sector inmobiliario ha dado un giro privilegiando calidad de vida, orden urbano y protección del medio ambiente.

 

Son muy pocas las cosas que tienen implicaciones en el desarrollo de las personas, familias, comunidades o incluso regiones enteras, como lo es la vivienda. Es además rezago que nunca quedará completamente resuelto en la medida en que demografía, procesos económicos y transformación urbana dan nueva cara a la estructura de la demanda.

Es la vivienda el punto de partida en la construcción  de sociedades más juntas, equitativas y competitivas, en la medida en que es el marco esencial en el que se forman las personas, y es el punto de partida en el proceso de transformación de todo núcleo urbano.

La vivienda es un satisfactor social, motor de desarrollo económico, factor determinante en el orden y eficiencia urbana y punto de partida en el proceso de cuidar el medio ambiente.

La vivienda es indispensable para que cada familia tenga y cuente con un entorno propicio para su desarrollo. No basta con pensar en vivienda, tenemos que tomar en cuenta la vinculación entre ésta y la ciudad, y que en cada caso sea la vivienda el inicio del patrimonio familiar. La vivienda tiene que dar techo pero a su vez también tiene que dar patrimonio, acceso a la ciudad y además hacer esto sobre criterios sustentables.

El reto es hacer de vivienda y ciudad, factores determinantes en el proceso de construir futuro.

Deja un comentario