Una de las realidades más contundentes que ha dejado el proceso de maduración del sector vivienda, es la certeza de que si bien todo mundo necesita un techo, esto no significa que la única opción sea ser propietarios.

 

La atención al rezago habitacional no necesariamente se mide en el número de propietarios, sino en la calidad de la atención que se brinda a las diferentes necesidades relacionadas con una vivienda, que puedan tener una persona o una familia.

Uno de los mayores logros de las políticas de vivienda ha sido ampliar la cobertura… entendiendo esta ampliación no sólo como una mayor estructura de segmentos sociales atendidos, sino, también, como el abanico de opciones que se lleva al mercado.

Una de las realidades más contundentes que nos ha dejado el proceso de maduración del sector vivienda, es la certeza de que si bien todo mundo necesita un techo, esto no significa que la única opción para ellos sea comprar una vivienda.

La realidad es que la gente necesita una solución de vivienda adecuada para sus muy particulares necesidades y posibilidades.

Hay quienes encuentran la mejor solución en una vivienda nueva y tienen el acceso al crédito que les permita comprarla, quienes ya tienen un terreno o una casa y lo que necesitan es construir o mejorar, y quienes, sea por su estilo de vida o sus posibilidades económicas a lo que verdaderamente aspiran es a rentar.

Algunos quieren rentar porque aunque quieren comprar su situación no se los permite, otros por la movilidad que implican sus trabajos, y otros porque ven la renta como el paso previo a pensar en comprar.

José Alvear. 2015. Extracto.

Deja un comentario